jueves, 20 de junio de 2013

Por qué somos felices corriendo (y un hurón no)

Hace muchos años tuve una época en la que me dió por devorar libros de antropología. Empecé por Marvin Harris y prácticamente devoré toda su bibliografía. Libros como “Vacas, cerdos, guerras y brujas” o “Bueno para comer” son todavía hoy muy recomendables. Lo que más me gustaba de estos libros es que te enseñaban que las cosas no suceden por azar, las acciones de los pueblos que luego se convierten en costumbre tienen casi siempre un porqué.

Hace apenas un año leí un artículo sobre un estudio hecho sobre el sentimiento de bienestar de los corredores al correr, lo que se conoce en inglés como “runner´s high”. Todos conocemos esa generación de endorfinas, ese sentimiento de bienestar que nos provoca el correr, esa adicción o “enganche” de la que hablan muchos. Está claro que si correr fuera doloroso y no generara ningún beneficio lo iba a hacer su padre. Esa sensación de bienestar es la razón del por qué corremos. ¿Por qué nosotros sí sentimos ese bienestar y un hurón, siendo también mamífero no lo siente? Al parecer, en un reciente estudio del Journal of Experimental Biology se ha estudiado el efecto del “runner´s high” en humanos, perros y hurones analizando sus niveles de endocanabinoides que es la sustancia que se genera al correr y que nos da esa sensación de “buen rollito”.
Los resultados fueron obviamente que humanos y perros generan una cantidad importante de endocanabinoides mientras los hurones apenas lo hacen. Estos resultados han llevado a hacer pensar a los antropólogos que la aparición de esas buenas sensaciones al correr fueron un mecanismo evolutivo que nos llevó a ser corredores de larga distancia porque lo necesitábamos para cazar y sobrevivir.

El hurón nunca ha necesitado correr grandes distancias para sobrevivir. A partir de este punto siguió la evolución del humano y hoy se detectan hasta 24 claras ventajas competitivas para correr, desde los músculos fuertes del cuello que hace que no se nos balancee al correr hasta nuestros dedos de los pies pequeños. Lo curioso es que al poner a personas a caminar 30 minutos no vieron ningún aumento en las sustancias que provocan el “runner´s high”, sino todo lo contrario (caminar media hora jode, correr media hora es cojonudo). Caminar 30 minutos no genera las sensaciones que percibimos los corredores. Es como si sólo hubiera una recompensa si corriéramos. Después de correr 30 minutos, las sustancias que generan las buenas sensaciones del corredor subieron hasta un 158%.

Y en el caso del perro hasta un 228%, definitivamente el perro es el rey. ¿Has visto lo feliz que es un perro corriendo en el parque hacia todas las direcciones? También se llegó a la conclusión de que la gente inactiva no tiene el nivel de forma necesario como para que correr le genere las buenas sensaciones del corredor.

Hay que tener un mínimo de forma física inicial o sufres más de lo que disfrutas. Es por ello que hay que empezar poco a poco. Como conclusión, existe un porqué en la necesidad que tenemos de correr. El Flow o las buenas sensaciones al correr son con casi total seguridad un mecanismo evolutivo de supervivencia que nos ha hecho corredores de larga distancia porque era algo placentero. 

Pero, y yo me pregunto si ahora que en este mundo de Playstation, Facebook, Whatassap, música indie y tanta tontería no necesitamos correr largas distancias para sobrevivir (los supermercados suelen estar cerca y vamos en coche), ¿no se irá perdiendo poco a poco ese “runner´s high” que nos da tantas buenas sensaciones?. Bueno, estamos nosotros aquí para seguir corriendo, dar ejemplo a los niños y evitar que este mecanismo evolutivo desaparezca.

3 comentarios:

KINO dijo...

Esta entrada me suena, dije al leer el título, como cazador que soy, a parte de runnner, y jajaja, mira Ana que casualidad, a principios de Abril, me llamó la atención y la publique en mi blog, con algunas fotos de mis hurones y mi hijo Jorge con ellos, http://membrilladeportiva.blogspot.de/2013/04/por-que-somos-felices-corriendo-y-un.html es curiosa esta entrada verdad?

Ana Estrada dijo...

¡Qué poco original que he sido! La verdad es que cuando un artículo está bien se ve que nos gusta a todos. Un saludo y a mejorarse de esa alergia.

JAVIER AYUSO MESTANZA dijo...

Kino, Ana, aunque sea repe, son dos muy buenas entradas y dan sentido a esta enfermedad de la cual creía que no tenía cura. Sigo sabiendo que no me voy a curar pero ahora sé que todo se debe a la evolución. No me extiendo, que dentro de un rato me tengo que ir "a cazar"